¿Crisis de los cuarenta?

Antes de cumplir 40 años tenía miedo de que me afectara la crisis de los cuarenta, esa de la que todo el mundo habla. En marzo por fin cumplí los cuarenta… ¡40!!! La verdad es que de primeras me sonaba muy fuerte. Sobre todo porque desde pequeña tenía fijada en mi mente la barrera de los 40 como la de hacerte ‘mayor’. Pero, sinceramente, no me siento así. ¿Quién dijo crisis de los cuarenta? En mi caso no ha sido así.

Todavía tengo muchas ganas de seguir viajando, de seguir saliendo con mis amigos, de continuar ascendiendo profesionalmente y de encontrar nuevas metas laborales, de seguir experimentando cosas nuevas con mi pareja… Todavía tengo muchas inquietudes en todos los sentidos. Y, a pesar de que siempre pensé que los cuareta me iban a ‘caer’ muy mal como, por ejemplo, me pasó con los treinta… No ha sido así.

Ventajas de los cuarenta

Ahora con cuarenta me siento muy bien. Me conozco mucho mejor a mí misma y soy mucho más segura. Ahora soy más madura emocionalmente, no me afectan tanto las cosas. Tengo claras cuáles son las cosas importantes de la vida, las prioridades. Estoy más ‘maleada’ profesionalmente (esto no sé si es malo o bueno). Tengo menos energía para todo. Sé quiénes son mis verdaderos amigos. He aprendido que el tiempo es oro. No me asusta tanto el futuro. A lo único que verdaderamente tengo miedo es a la enfermedad y a la muerte de mis seres queridos. He aprendido a ‘conformarme’, pero desde un punto de vista positivo, a disfrutar el presente y de los pequeños momentos. He aprendido a valorar la risa y el llanto. A disfrutar, y mucho, de mi espacio, de mis pequeños momentos, de las cosas que son solo mías.

Cartel one way

Creo que por la suma de todas esas cosas no he tenido la tan temida crisis de los 40 de la que tanto oí hablar en el pasado. Y he entrado en el club de las cuarentañeras con buen pie. Será porque tengo encauzada mi vida: una pareja estable, un hijo, un trabajo y de lo mío –que no es poco-, mi familia al completo, mis amigos –los de siempre-, tengo aficiones y me gusta disfrutar de la vida. Creo que se abre otra etapa y estoy dispuesta a saborearla al máximo. Al menos sé lo que no quiero y tengo bastante claras algunas cosas que quiero.

Lo importante es afrontar cada década con ilusión, fijarse metas asequibles y tratar de conseguirlas. Conocer las limitaciones -si es que existen- y saber vivir con ellas.

Por todo ello… ¡Vivan los 40! ¿Quién dijo crisis?

¿Y vosotras cómo os habéis sentido al cumplir los cuarenta y entrar en el clun de las cuarentañeras, que no cuarentonas. ¿Pasasteis por una crisis?

You may also like...

8 Responses

  1. Consu dice:

    Yo sí creo que exista una crisis, pero no de los 40 años… quizá sí de la “mediana” edad (aunque yo, con casi 45, sigo siendo joven, palabrita).
    Crisis significa cambio, y yo sí que sufrí una crisis, justo antes de los 40, cuando tuve que enfrentarme a los cambios que había sufrido mi vida… no con los años, pero sí con la maternidad, la estabilidad, la previsibilidad…
    Digo “sufrí” porque la expresión usual es esa, pero en mi caso podría decir disfruté una crisis…. Consistió en darme cuenta de que, al fin, me había asumido a mi misma, que me gusto más que a los 25 (y muuuucho más que a los 16), que la arruga es bella (aunque uso cremas para que tarden, no nos vayamos a engañar) y que no es tarde para ninguna cosa… Que disfruto más de cada minuto, quizá porque no quiero desperdiciarlos, y que he aprendido a ver el lado bueno de cualquier cosa, desde que se quemen las lentejas a quedarme sin trabajo. Que tengo menos vergüenza y menos miedo y más consciencia y libertad, y que he aprendido que lo importante son las experiencias y las personas que nos rodean.
    Así que ahora, acercándome a los 45 peligrosamente, empiezo a pensar qué novedades y bondades traerá la crisis de los 50…. pero eso es otra historia….

  2. Cidiana dice:

    ¿Qué son cuarenta años? Lo que uno mismo quiera que sean. A mí aún me me quedan unos meses para alcanzar la frontera del 4, pero hay algo muy claro: ahora me siento más YO que cuando tenía 20. Me siento dueña de mi vida. Antes todo eran dramas, grandes películas que nos montábamos en la cabeza… Ahora, sin embargo, relativizo todo mucho más. ¡Y eso da mucha paz! Me siento más segura. E, insisto, ¡eso da mucha paz! 😉 Un beso enorme a todas las cuarentaneras que tenemos mucho, muchísimo, que ofrecer ( y solo estamos empezando!!)

    • Administradora dice:

      Gracias por tu comentario, Cidiana. Estoy totalmente de acuerdo contigo. Yo me siento genial. Estamos en la mitad de nuestra vida y hay que seguir disfrutando y experimentando. Entre todas tenemos que desmitificar que somos ‘cuarentonas’, un término con connotaciones negativas que no me gusta NADA. Tenemos que dar la vuelta a todo lo que nos han inculcado desde la publicidad y la propia educación… Como tú dices… Solo estamos empezando… Un abrazo

  3. Julieta dice:

    ¿Crisis de los 40? No sé si lo definiría como CRISIS pero sí es cierto que es una edad en la que nos encontramos en el ecuador de nuestra vida y es por eso, que antes de poner un pie en el 4, echamos una mirada lo que hay detrás, a lo vivido hasta los 39, al presente y una ligera mirada a cómo puede ser nuestro futuro, o por lo menos, el más cercano.
    En mi caso no es tanto una crisis por esos 40 que pesan en cuanto a aspecto físico, aunque, ¡para que nos vamos a engañar¡, ya no tenemos esa frescura (ni las mismas piernas que a los 20), y la patas de gallo comienzan a aflorar; es más por esa sensación de paso de tiempo tan rápido. De mirar atrás y ver que te encuentras en el mismo punto que hace 5-8 años, con los mismos miedos y con las mismas ganas de asir el mundo con fuerza. Pero, realmente, sabemos que no es así, no estamos en el mismo punto, hemos madurado, y como bien decías, sabemos sobre todo lo que no queremos. Y, aunque sigamos disfrutando de los mismos placeres que hacía 10 años, y sigamos haciendo muchas de las cosas que hacíamos con 30, hemos cambiado.
    Cierto es que tener los 40 no significa recluirse en casa y dejar de hacer las cosas que uno hacía con 39 ( total, si solo han pasado unos meses desde que los dejé), pero, es cierto que algo cambia o somos nosotras que cambiamos y modificamos nuestros hábitos de vida, quizá, porque ahora buscamos otros deleites , porque ahora disfrutamos de una charla, de una exposición, de un viaje, de un nuevo amor, de otra manera y con otra intensidad.
    Pero si algo cambia al cumplir los 40, son esos golpecitos, esos tic tacs que antes tenías en la cabeza pero que ahora resuenan más fuerte, porque el tiempo, el reloj biológico, la sociedad, la familia, ect…se encargan de hacerles sonar con más intensidad…,y que te recuerdan que has de pensar si quieres ser madre , porque, ( aunque a día de hoy existan muchos avances ) para eso, sí importa la edad, no tanto por si uno es más o menos joven , si tiene más o menos energía ( que también importa como diréis muchas madres); si no, porque es una decisión que si una no toma ( y ya con 40 estamos un poco al límite), quizá sea tarde dentro de 3 , 4, 5 años, cuando una decida tomarla….
    Pero, bueno, después de este balance, he de decir que me encuentro disfrutando de mis cuarenta y seguiré haciéndolo cuando el 0 se convierta en 1, en 2..y cuando pase al 5….ect…Y quizá, el saber que existe una “crisis” por llamarlo de alguna manera cuando se pasa a este lado del 4, ha hecho que una se mire un poquito más y eche un ojo a cómo se encuentra tras haberlos cumplido, y que se conozca más a sí misma , y eso, nunca está de más .

    • Administradora dice:

      Muchas gracias por compartir tu visión, Julieta. Tu balance es bueno y acertado, desde mi punto de vista. Y tocas muchos temas interesantes que seguro trataremos en otros post. Lo importante es que disfrutas de tus cuarenta y, por lo que dejas ver, no has tenido la temible crisis. ¡¡Gracias por estar ahí, cuarentañera!! Un abrazo

  4. Elena dice:

    ¡Buen artículo!, todavía me queda un poquito para los 40 porque tengo 35 pero no volvía a los 20 por nada del mundo mundial 😉

Deja un comentario