Los beneficios de hacer teatro

Tener aficiones es importante independientemente de la edad que se tenga. Nunca es tarde para apuntarse a talleres o cursos de las cosas que nos gustan. Hoy hablamos del teatro aficionado pues es un pasatiempo que no solo se circunscribe a la infancia. Los beneficios de hacer teatro son múltiples y muy saludables: Perder la timidez, mejorar la expresión verbal y corporal, así como favorecer el autoconocimiento y la empatía son solo algunas de las ventajas de dar rienda suelta a nuestra expresividad.

Hoy entrevistamos a Arantxa Iglesias, directora de la escuela Espacio Devorador.es en Madrid y de la compañía Rotura Teatro, actriz y terapeuta Gestalt para conocer con más detalle los beneficios del teatro.

Los beneficios de hacer teatro

¿Cuáles son los beneficios de hacer teatro?
El teatro ayuda a volver a jugar y a dejar los problemas y las rutinas, como mínimo en pausa. Volver a ser un niño para redescubrir el gozo de estar vivo.

Ayuda a mejorar la expresión verbal y corporal, a adquirir conciencia de nuestra manera de expresarnos y a mejorarla y /o cambiarla.

El teatro facilita la relación con los otros, el trabajo en equipo, a relacionarse con autenticidad y a pertenecer a un grupo con un objetivo común desde el primer día de clase.

Otra parte muy importante es que ayuda a conectar con nuestras emociones y a entender mejor las ajenas… Favorece la empatía. Te ayuda a conocerte mejor a ti mismo desde el conocimiento del personaje, a saber qué le aportas y qué te aporta.

Es beneficioso para sentirse más seguro, reforzado y desinhibido, a la vez que estimula la creatividad y la imaginación. Se refuerzan valores tan importantes como el respeto, la tolerancia, el compromiso y la igualdad.

Sin olvidarse dos cosas muy importantes…Te diviertes y te ríes mucho y haces amigos. Os lo prometo.

¿Cuál es la parte que más se trabaja en el teatro para aficionados?
La desinhibición, la escucha, el juego, el movimiento corporal, la empatía, la creatividad y la imaginación.

¿Qué tipo de persona y de qué edad se apunta a un curso de teatro para aficionados?
Cualquier persona puede hacer teatro. En nuestra escuela actualmente contamos con una variada tipología en nuestro alumnado. En un mismo grupo tenemos jóvenes de entre 16 y 18 años y mujeres y hombres de hasta 55. No hay edad para trabajar las emociones o darnos cuenta de cómo somos.

Además, en un grupo variado de alumnos todos aprenden de todos, los mayores de los jóvenes y viceversa. Concretamente, en nuestros grupos abundan profesores, psicólogos y educadores sociales, donde desarrollar la ESCUCHA es un factor muy importante en sus profesiones. Nos encanta, eso sí, encontrarnos con un fontanero, un diseñador o un informático que necesitan conectar consigo mismos, mover el cuerpo, conocer gente o por fin cumplir el sueño de la infancia: SUBIRSE A UN ESCENARIO.

Versión 3

¿Cuál es la parte o técnica que más suele costar a las personas que se apuntan a un curso de teatro?
Las resistencias más comunes son el miedo a la pérdida del control, al juicio ajeno y al propio, la vergüenza y la inseguridad. Hemos oído desde niños para qué valemos y para qué no y eso lo tenemos grabado a fuego. Retarnos a desestructurar ese tipo de mecanismos es lo más dificultoso, pero también lo más apasionante.

¿El alumno tiene que tener alguna característica especial?
Ninguna. En nuestra escuela admitimos a todos los adultos mayores de 16 años, vengan de donde vengan y sean cuales sean sus circunstancias físicas, sociales o psicológicas.

¿Qué clase de curso o taller recomiendas a una persona que no ha hecho nunca teatro?
A alguien sin ningún tipo de experiencia recomiendo un curso de iniciación. En devorador.es tenemos 4 niveles: Iniciación, Intermedio, Avanzado y Espectáculo.

Al final del curso hablamos con cada alumno para escuchar qué quiere, si prefiere avanzar y pasar de nivel o prefiere repetir en el que está para profundizar en los objetivos y no presionarse. Esto es muy importante, a veces parece que la lógica marcada es progresar hacia el siguiente nivel, pero en nuestra escuela creemos que un auténtico progreso es escucharse a uno mismo y sentirse cómodo.

Cuarentañeras, si el teatro es una de vuestras pasiones… No dejéis pasar la oportunidad y apuntaros a un taller para aficionados. ¡Nunca es tarde! 🙂

You may also like...

1 Response

  1. 11 febrero, 2016

    […] Entrevista: Los beneficios de hacer teatro […]

Deja un comentario