Tres cosas en las que pensar en vacaciones

Las vacaciones de verano están para desconectar, descansar y disfrutar. Sin embargo, también es un buen momento para pararse a pensar en aquellas cosas que dejamos de lado en el día a día por la rutina y la falta de tiempo. Las vacaciones de verano también son una buena época para analizar nuestra vida y ver hacia dónde queremos ir de cara al nuevo ‘curso escolar’. Os proponemos analizar tres aspectos en concreto.

vacaciones de verano

La carrera profesional

Si estás trabajando es un buen momento para hacer balance de tu carrera. Ver hacia dónde quieres dirigirla y cuáles son las nuevas metas. Es tiempo de pensar en aquellos aspectos que necesitas enriquecer. Ver si es necesario reciclarte o profundizar en algún punto relacionado con tu puesto de trabajo. A lo mejor es hora de plantearte hacer algún curso para mejorar alguna técnica o simplemente para engrosar el Curriculum.

Por otro lado, si llevas tiempo pensado que este trabajo no es para ti, que no encajas y quieres cambiar, aprovecha y plantéate qué hacer y de qué manera. No es fácil, pero es mejor pensar un plan y a la vuelta de verano ponerlo en práctica.

Si por el contrario hoy por hoy no estás trabajando y quieres hacerlo, es un tiempo perfecto para pensar qué no ha funcionado meses atrás y cómo reorganizar la búsqueda de empleo.

Revisar tus propósitos

En Año Nuevo casi todas nos fijamos unos propósitos. Es hora de revisarlos. Ver cuáles has cumplido y cuáles no. Incluso, pensar si te apetece hacer algo nuevo de cara a septiembre. Cosas sencillas: hacer ejercicio, ver con mayor frecuencia a tus amigas o sencillamente dedicarte un poco más de tiempo cada semana. Incluso, apuntarte a ese curso de DIY que llevas tiempo mirando pero nunca te decides a hacerlo.

Para no fijarte metas demasiado ambiciosas, lo mejor es proponerte una o dos y tratar de cumplirlas. Es gratificante cuando te pones un objetivo y lo cumples.

La relación de pareja, si tienes

Dedicar un tiempo a hacer balance de cómo os ha ido este año y ver qué cosas se pueden mejorar es fundamental para la pareja. A veces descubrimos detalles que no nos gustan, pero es necesario pararse a pensar un poco y ver cómo podemos alimentar la relación. El día a día, los niños y el cansancio pueden hacer mella en la pareja. Es mejor darse cuenta a tiempo que no cuando ya es demasiado tarde.

Cuarentañeras, lo dicho, en verano hay que disfrutar, pero no está de más reflexionar un poco acerca de nuestra vida…

A las que os vayáis este fin de semana de vacaciones, ¡pasadlo bien!

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

Guardar

You may also like...

Deja un comentario